Mythos. Restaurante griego en Madrid.

Llegamos a la calle Apodaca con la incertidumbre típica que se da en Madrid en agosto, ¿estará abierto…? Durante este mes son numerosos los restaurantes que bajan la persiana para tomar un descanso, lo cierto es que la ciudad se queda vacía. Por suerte el restaurante Mythos, ubicado en el número 20 de Apodaca, estaba abierto y había mesas libres! He de advertir que durante el resto del año debemos reservar con antelación porque suele estar lleno, las noches de los fines de semana es habitual sentarte a cenar tarde, 23:30 y en adelante, doblando mesa.

Fui con mis primos Miguel y Celia para celebrar la venta de La Remolona, una autocaravana con la que me consta han descubierto numerosos restaurantes por todo el país. En Mythos ya habíamos estado juntos en ocasiones anteriores y precisamente fueron ellos los que nos enseñaron este sitio y es una delicia volver.

El restaurante tiene un par de comedores pequeños en el sótano que crean un ambiente íntimo, en ellos  tendrá unas doce o catorce mesas bien distribuidas y amplias. El ambiente es confortable y acogedor, además el servicio es cercano y atento.

Empezamos con unos entrantes:

Una tapita con ensalada de lentejas y pedacitos de pulpo cocido.


Tzatziki: Que es uno de los platos típicos de la gastronomía griega y que se compone de yogurt, pepino, aceite, ajo, zumo de limón y algunas especias como perejil, menta, pimienta o eneldo. Tomatitos cherri y oliva para decorar, el plato se sirve frío y lo ideal es tener las tortas de pan tipo pita para mojar… muy bueno!

El pan: Como decía antes es un pan tipo pita, aunque es más finito y la masa me resulta diferente. Lo cierto es que está buenísimo, sobretodo cuando está rodeando a un Souvlaki que es algo delicioso.

Unos rollitos de berenjena: Berenjena, beicon, tomate frito y zumo de naranja. La naranja le sienta genial a la berenjena, está espectacular.

Un vino fresco y suave: Rosado Agioriticos de las variedades Limnio y Xinomavro.

Y pasamos a los platos principales:

Musaka: Berenjena, carne, tomate… delicioso, cada vez que voy no puedo pedir otro plato.

Pulpo a la brasa: Tentáculo de pulpo a la brasa tierno, terso y sabroso. Tan sencillo y tan bueno!

Postres: Bueno, mejor dicho postre, todos hemos pedido lo mismo, yogurt griego con nueces y miel. ¡Qué rico!

En esta ocasión he olvidado fotografiar la cuenta, pero han sido 91 € es decir unos 30 € por persona, precio muy acorde a la calidad de productos y servicio.

Restaurante griego Mythos.

Calle Apodaca, 20
28004 Madrid
Email: info@restaurantegriegomythos.com
Teléfono: 914 487 396

Web: www.restaurantegriegomythos.com

Rte. Recreo en San Martín de la Castañeda

En el pequeño pueblo de San Martín de la Castañeda se encuentra el restaurante Recreo. Es un lugar acogedor y de aspecto rústico aunque nuevo, durante el verano se puede comer en una pequeña terraza a la entrada del restaurante, en esta zona las temperaturas son agradables y la tranquilidad del lugar permite disfrutar de forma relajada de la terraza.

Tienen una carta con productos típicos de la zona, son productos de calidad y bien elaborados. Había algunos platos de cuchara con muy buena pinta y que de haber sido otra época del año hubiera probado, bueno ya será para una visita invernal…

En esta ocasión hemos pedido:

Ensalada campera: Patata cocida, lechuga, tomate, huevo, atún y beicon. Mi idea de ensalada campera es otra (patata cocida, aceitunas, cebolla, pimiento, huevo, tomate y atún) pero estaba muy buena. El tamaño de la ensalada nos indicaba que la comida iba a ser abundante.

Cecina: Bien curada, con un chorrito de aceite y orégano.

Tapa de ensaladilla rusa: Rica!

Churrasco de ternera: Este plato es para una persona, por suerte vamos a compartir y no saldremos rodando! Muy tierno y sabroso.

Y culminamos con unos buenos postres caseros: Leche frita y un arroz con leche delicioso, muy cremoso y rico.

Hemos comido muy bien, con una buena atención y unos productos de calidad. Ahora vamos a pagar… somos dos personas, habitualmente no pedimos vino, lo que repercute en la cuenta, para aquellos que suelen beber vino que sumen de 8 a 20 € más, eso ya dependerá del vino.

Web: El Recreo de Sanabria

Antiga Casa Zé Da Guida

En Vila Nova de Gaia a la orilla del Douro nos encontramos con un restaurante minúsculo. En el interior hay una pequeña barra, una cocina pequeña y unas cinco mesas, está todo lleno de artilugios de la mar. En la calle tenían una parrilla en la que estabán preparando sardinas, doradas y rodaballos. El menú era simple, había que elegir entre alguna de estas cosas. El rodaballo a la brasa era tentador, pero siendo época de buenas sardinas… ocho sardinas a la brasa con unas patatas cocidas!

De aperitivo una especie de empanada de fiambre que está deliciosa.

Una ensalada mixta.

Y ocho sardinas a la brasa con abundante sal gruesa y unas patatas cocidas acompañando. Ricasss, tostaditas y sabrosas.

De postre tenían una buena selección para elegir, pedimos una tarta de caramelo y tarta de coco con yema. Eran postres caseros muy buenos, aunque quizá demasiado dulces.

Tarta de caramelo. Yo soy Don Dulzainas pero he de reconocer que era empachoso….pero rico!

Tarta de coco y yema. Dulcecito también!

Y para pagar… un precio razonable.

 

Volvemos a España!

Churrasqueira Lopes en Vila Real.

Hace unas semanas dimos una vueltecita por Oporto, entramos a Portugal por la frontera con Zamora y de camino pasamos por Vila Real, es una pequeña ciudad al Este de Oporto. Para reponer fuerzas buscamos algún sitio por el centro de la ciudad. Vimos algunos sitios que no nos gustaron en plan lounge bar, snack café…etc. Enseguida escuchamos el ruido de cubiertos y platos que provenía de un sitio que sí tenía pinta de lugar típico de comidas.Vamos para allá!

Se trataba de la Churrasqueira Lopes: Un sitio de lugareños y de buen comer.

Una tapita mientras esperamos: Unas empanadillas y un tipo de salchicha a la brasa bastante buena.

Bacalao de la casa: En Portugal ya se sabe…bacalao y de los mejores. En este caso era rebozado y acompañado con cebolla pochada y unas patatas fritas. Las patatas tan ricas como las de Galicia ummm!! El bacalao de diez, tenían también bacalao a la brasa pero tardaba entre 20 y 30 minutos, así que nos quedamos con las ganas. El tamaño del plato es demasiado, de hecho es una fuente.

Una ensalada: Ensalada mixta, nos la pusieron sin pedirla y teniendo en cuenta que eramos dos personas, íbamos a explotar. Por suerte no nos pusieron arroz cocido que es habitual como guarnición.

Pulpo a la brasa: Cuatro tentáculos de pulpo a la brasa con un tamaño considerable, se acompañaba de unas patatas pequeñas cocidas. Tremendo! Olvidé hacer una foto al cestillo del pan, eran cuatro tipos diferentes de pan, incluyendo un pan de centeno que estaba buenísimo.

Podéis imaginar que estábamos bastante llenos y no nos cabía ni un postre, perooo no podía irme sin probar la tarta de manzana, un trozo pequeño para compartir. Rica, natural y muy casera, se pueden ver los trozos de manzana con piel.

Llegó el momento que menos suele gustar, pero esta vez y como norma general en nuestro país vecino, fué algo agradable.

Continuamos nuestro viaje hacia Oporto….

Al riiiiico heladoooo!!

La ola de aire cálido procedente del Sahára ha traído hasta mis recuerdos los helados de mi infancia, he buscado por la red los carteles de helados de aquel entonces. El Mikopete era uno de los que más me gustaban. Era un cilindro de cartón con el helado dentro, empujabas hacia arriba con la base de plástico donde a veces ponía PREMIO y te llevabas otro gratis, recuerdo que llevaba hasta un sombrero el helado jajaja! Al principio estaban el Mikolápiz y el Mikopete y luego sacaron más sabores con el mismo formato cilindro.

En esta foto de un cartel antiguo se puede ver el sombrero del Mikopete. Y vaya precios! EL Mikolápiz, Mikoboy y Mikojet también eran de mis favoritos.

Frigo en aquel entonces tenía el Frigopie y el Calippo, qué rico!

Miko ya desapareció, ahora Frigo y Nestlé tienen algunos de aquel entonces aunque a mi me gustaban más los helados Miko. A día de hoy aún podemos comer algunos helados de esa época: Frigopie, Frigodedo, Drácula, Colajet, Mikolápiz, Calippo….