Dulces Tardes

Como no todo va a ser escribir sobre restaurantes, en esta entrada voy a repasar algunos sitios en los que he merendado durante este frío mes. Siempre viene bien hacer una pausa a media tarde para tomar un café y recuperar algo de calor, uno de los sitios en los que estuve es una agradable cafetería en Cercedilla. Después de pasar el día por la sierra madrileña con un día en el que llovió, granizó, nevó y hasta salió el sol pero con un frío del carajo.

Se trata del Café Colonial, pequeñito y familiar.

Café Colonial

Nos tomamos cuatro tazas de chocolate bien caliente, unas rosquillas caseras y  bizcochos también caseros de chocolate, de naranja y de yogur. Estaban delicios@s, me gustó mucho el de naranja, estaba muy jugoso y esponjoso mmmm!

Chocolate, bizcocho y buñuelos

El segundo lugar es una panadería tradicional, donde aún amasan y hacen sus propios dulces, cosa que parece se está perdiendo y nos quedamos tan a gusto comprando pan y bollos congelados. Y tan felices lo pagamos grr! Por favor consumamos productos elaborados y de calidad. En  fin, a lo que íbamos, la panadería está en Alcolea del Pinar, un pueblo de Guadalajara junto a la autovía A2. Ya conocía otra panadería en Torremocha del Campo, otro pueblo a escasos kilómetros y también junto a la autovía A2, se ve según entras por el pueblo y además si te fijas hay un gran montón de leña fuera para el horno ¿hay algo mejor? La cuestión es que en ambas panaderías hacen unos dulces rellenos de fruta dependiendo de la época del año. Aunque ahora he visto que también los hacen de chocolate. Compramos unos de uva, otro de manzana y pasas, otro de chocolate y naranja y otro de chocolate y crema. Esto es, uno de cada tipo de los que había jejeje. Merece la pena parar si nos pilla de camino y después disfrutarlos en casa.

Dulces de fruta Dulces de chocolate

El tercer sitio de merendola fué la cafetería Mallorca que hay en el Jardín de Serrano en Madrid. Es una especie de galería con tiendas lujosas y ahí está la cafetería de Mallorca con un ambiente muy relajado y agradable. Pedí un té con leche y un pastelillo de chocolate con una promo que había por 5€. Nayé, Jorge y Tyago pidieron una pequeña botella de Moet acorde con el ambiente lujoso del lugar. Está muy bien para relajarse en plena jungla de asfalto.

Jardin de Serranowww.jardindeserrano.es

El Rincón. Malasaña

Fué el guaje Alejandro el que nos llevó hasta este curioso sitio en la calle Espíritu Santo, 26 en el barrio madrileño de Malasaña. Es un lugar de aspecto desaliñado y cosmopolita, ideal para unas cañas y unas pulgas. Estuvimos en un saloncillo con una especie de cama y algunos taburetes, las mesas eran antiguos pies de máquinas de coser Singer convertidos en mesa al poner una losa de mármol encima.

Llegamos sobre las 16h y aún quedaban pulgas, 5 de jamón y 4 de berenjena, así pedimos todas. Las de jamón estaban bastante bien pero las de berenjena con queso estaban deliciosas.

Pulgas

Un pincho de tortilla que estaba poco cuajada, cosa que a mí no me agrada pero es cierto que hay a quien le pirra.

Pincho tortilla

Además había varios platos del día y nos pedimos un plato criollo con carne de ternera guisada, aguacate, arroz, frijoles y plátano frito. En la pizarra no se especificaba de que se componía el plato y tampoco preguntamos, de hecho Alejandro creía que era chorizo criollo…jaja. Al final resultó estar muy bueno, me gustaría volver a comerlo otro día.

Plato criollo

Un pequeño postre con 6 cucharas que finalmente comimos 2, tarta de queso. Eso sí, cañas cayeron unas cuantas…

Tarta de queso

Y finalmente tras unas buenas cañas y un rato muy agradable…

Cuenta

El Rincón.

Calle del Espíritu Santo, 26

Madrid

915 22 19 86

 

El Lagar

Tras escuchar algunos buenos comentarios sobre el bar El Lagar,  hemos pasado para tomar unas cañas y alguna ración. Está en la calle de Ferraz, 39 en Madrid, el sitio es algo oscuro con madera vieja y aspecto de taberna o chigre. Cuando llegamos la zona de la barra estaba llena y pasamos a un pequeño comedor, allí pedimos cuatro cañas que tuvieron que ser dobles porque en el comedor no servian cañas normales, esas cosas no las entiendo… Nos pusieron una ración de bravas con una salsa casera apenas picante.

image

Además pedimos una ración de lacón a la gallega, unos champiñones al ajillo y unos pimientos de Padrón.

image

El lacón era muy grueso y no era bueno, así como los champiñones que eran de bote, sobre los pimientos, en primer lugar no picaba ninguno y además estaban quemados.

Lacón

image

Champiñones al ajillo

image

Pimientos de Padrón

image

Personalmente no me gustó nada el sitio, quizá la buena fama se deba a la abundancia de las tapas con la bebida en la barra, pero aún asi no tienen calidad. No pedimos nada más, nos cobraron 40 euros, caro para la poca calidad del sitio.