Publicado el

La Gabinoteca

Pensé en un sitio agradable, relajado y de calidad, por supuesto también debía tener un precio acorde a su servicio, yo incluso diría que es barato, es moderno, cosmopolita y ubicado en una buena zona de Madrid, el lugar del que estoy hablando es La Gabinoteca y hasta allí fuimos en la noche de San Valentín. La cena fué un éxito y lo mejor es que nos trataron como cualquier otro día, no tenían el típico menú oportunista propio de esta fecha.

Llegamos pronto, un poco antes de las nueve de la noche, había un par de grupos en la barra practicando un poco de «afterwork», pero enseguida llegó más gente y en poco más de media hora el local estaba lleno. Nada más llegar nos acogieron de manera muy atenta, nos sentamos a la mesa y al momento comenzamos a disfrutar con el juego psicológico de la carta de vinos, es realmente ingenioso y en mi caso fué muy certero dando como resultado del test un CVNE crianza del 2009. En cuanto a sus platos los podríamos definir como innovadores. Normalmente cuando voy a estos sitios quisiera probar cada plato de la carta pero por recomendación de la camarera sólo pedimos 6 jejeje.

Bebimos un tinto de verano muy bien preparado y algunas cervezas. Qué buena pinta el tinto!

Los platos vinieron de dos en dos muy bien distribuidos en el tiempo permitiéndonos comer despacio pero sin ningún parón, la cantidad es ideal. Y llegaron las croquetas de jamón y el dimsun de arroz a la cubana. El dimsun es una especie de empanadilla rellena de arroz, plátano y tomate, sobre ella un huevo frito de codorniz. Estaba muy bueno, pero más tarde descubriríamos que hay otras cosas que nos gustan mucho más, por ejemplo las croquetas, estaban deliciosas con la besamel muy cremosa, el rebozado bien frito, crujiente y un sabor muy  intenso.

Croquetas de jamón. La Gabinoteca.

El siguiente par de platos, una tortilla con brandada de bacalao con una presentación muy peculiar, se sirve en un vaso con el huevo sin cuajar, tiritas de cebolla, patata y la brandada de bacalao. Estaba delicioso, por su textura los sabores se envuelven y te inundan el paladar. Acompañando a la tortilla llegaba el salmorejo de la casa, también en vasito y muy lleno de sabor, un poco de huevo rallado y taquitos de jamón.

Salmorejo. Tortilla. La Gabinoteca.

El último par, deliciosos y originales, el potito, un frasquito con huevo, patata y trufa. Se destapa y olemos el intenso aroma, después se mezcla y a comer! A pesar del intenso olor imaginaba que tendría un sabor más intenso. Sin embargo la tapa de vieiras a la plancha con pimientos confitados me pareció muy buena, muy muy sabrosa y cubierta con una salsa alioli que le va perfecta.

El potito. La Gabioteca.

Tapa de vieiras y pimientos confitados. La Gabinoteca.

No podían faltar un par de postres, una crema de queso Arzak muy buena y una típica tarta de cumpleaños de chocolate y galleta, no estaba demasiado buena, nos sale mejor la de nuestro cumpleaños.

Crema de queso Arzak. La Gabinoteca.

Tarta de cumple. La Gabinoteca.

Hemos salido de La Gabinoteca muy satisfechos y con muchas ganas de volver a probar más platos, el sitio es informal y muy acogedor, la distribución de dos plantas abiertas proporciona una agradable sensación de amplitud, tiene algunos rincones ideales para disfrutar con un grupo de amigos y unas pequeñas mesas muy apropiadas para compartir en pareja.

La cuenta. La Gabinoteca

La Gabinoteca,

Calle Fernández de la Hoz, Madrid

www.lagabinoteca.es

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *